Guía para la Facturación
Electrónica e Impresa
2012-2013

Dr. Rafael Espinosa Mosqueda
Dr. Rafael Regalado Hernández
C.P.C. y M.F. Roberto Rodríguez Venegas
C.P. y M.F. María del Refugio Chávez
C.P. José Miguel Perales Muñoz

Las autoridades hacendarias en los últimos años han realizado cambios en materia fiscal, y específicamente para el tema de los comprobantes fiscales. Por ello han incrementado los requerimientos de información que garanticen el cumplimiento de las obligaciones fiscales a cargo de los contribuyentes en este sentido.

En diciembre de 2009 se publicaron en el Código Fiscal de la Federación (CFF) las reglas sobre la obligatoriedad de expedir Comprobantes Fiscales Digitales (CFD).

Tomando en cuenta que el modelo de comprobación fiscal que se encontró vigente hasta el año 2010, no permitió evitar las diferentes formas de evasión que han impactado en la recaudación del erario público federal, la autoridad fiscal  instrumentó un nuevo esquema de comprobación fiscal por medio del  uso de Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI); el esquema  establece que dichos comprobantes deberán contener un dispositivo de seguridad denominado Código de Barras Bidimensional (CBB).

El manejo de los CFD de conformidad con la exposición de motivos presentados por el Ejecutivo Federal, mediante  reglas, pretende fortalecer los mecanismos de comprobación fiscal y con ello tener certeza de que los ingresos, deducciones y acreditamientos que sean manifestados o aplicados por los contribuyentes sean efectivamente reales y correctos, así también procurar evitar la evasión y la defraudación fiscal. La autoridad fiscal tiene identificada dentro de las principales conductas de de evasión fiscal aquellas que se  originan por el uso de comprobantes fiscales emitidos en papel, y que son facturas apócrifas, que provienen de operaciones inexistentes, o bien derivadas de la reproducción, falsificación y comercialización ilegal, en los cuales se soportaron deducciones por parte de los contribuyentes de $38,925,000.00 pesos, en los ejercicios fiscales del 2006 al 2008.

Deja un comentario